El proyecto de las Clínicas ambientales para el Sumaq Kawsay

 El Ayuntamiento de Córdoba, en la Junta de Gobierno Local, del día dieciséis de diciembre de 2011 aprobó financiar con 56,839,40 euros el proyecto de cooperación internacional para el desarrollo: “Clínicas ambientales para el Sumak Kawsay (Buen Vivir). Ecuador”clinica3

 Resumen de la actuación

 La Clínica ambiental se ha constituido como un espacio de reflexión, de búsqueda de alternativas y de salidas a las situaciones que se viven en la región amazónica Ecuatoriana. El concepto “ambiental” parte de hacer del ecosistema y de sus relaciones el centro de atención de estudios y de nuestro respeto para alcanzar verdaderos aportes a la salud de la población.

 La Clínica Ambiental es un espacio creado para:

  • Recuperar la salud personal, comunitaria y ambiental desde la recuperación del suelo, con una visión integral que incorpore a los seres humanos en su ecosistema

  • Fortalecer la capacidad de auto determinación de comunidades y organizaciones en la resistencia a proyectos y políticas destructivas en el marco del ecologismo popular y planteamiento de alternativas hacia el Sumak Kawsay (buen vivir).

  • Abordar la promoción de las soberanía alimentaria y energética de las comunidades

  • Defender las sociedades sustentables y el patrimonio natural.

  • Fomentar el respeto de los derechos colectivos, ambientales y de la naturaleza.

  • Fomentar políticas y prácticas de reparación integral a nivel de comunidades

  • Impulsar la investigación en temas de salud ambiental

  • Asistir a organizaciones, comunidades, gobiernos locales y universidades en investigaciones y prácticas de salud ambiental como desarrollar el trabajo.

  • Acercar a gobiernos locales e instituciones públicas a la realidad de las comunidades, para que estos puedan asumir responsabilidades y compromisos con las zonas desde una mirada integral de gestión (ambiente, participación, etc.)

 El trabajo parte:

   a) Desde una profunda confianza en las capacidades de una población en permanente contacto con una de las naturalezas más biodiversas del mundo.

   b) De un trabajo donde las denuncias no van a ser aireadas y olvidadas, sino que tendrán un permanente seguimiento hasta la resolución de los conflictos.

  c) De una visión que vive la Reparación Integral como un conjunto de Restituciones, Indemnizaciones y Rehabilitaciones que deben contar con Medidas de Satisfacción y Garantías de No Repetición

   d) Del estudio de la realidad con los propios afectados y la búsqueda de soluciones conjuntamente.

   e) De considerar que la participación de todas y todos desde niñas y niños a ancianas y ancianos es fundamental

   f) De creer que es absolutamente necesario dar pasos para construir dignidad desde lo cultural.

 Con esta propuesta la CLÍNICA AMBIENTAL pretende fortalecer y ampliar el trabajo iniciado en Sucumbíos, durante el año 2008, extendido a la provincia de Napo en el año 2009, a Orellana en el 2010 y a las provincias de Azuay y Manabí en el 2011.

 Así, el presente proyecto propone, por un lado, fortalecer el espacio de la Clínica Ambiental en la Amazonía Ecuatoriana y por otro, replicar el Proyecto Clínica Ambiental en las regiones Costa y Sierra del País, favoreciendo la reconstrucción del tejido social, la formación de promotores indígenas y la reparación integral en comunidades afectadas por distintas problemáticas socio-ambientales

 Este proyecto es la continuación de los proyectos “Formación de promotores para la clínica ambiental en la selva amazónica. Provincia de Sucumbíos. Ecuador” cofinanciado por ASPA, Corporación Acción Ecológica y las Diputaciones Provinciales de Granada (año 2008) y Córdoba (año 2009), “Formación de promotores indígenas para la Clínica Ambiental en la Amazonía”, financiado por Alianza para el Clima y ASPA en el 2010 y “Recuperación de la salud y los ecosistemas desde la consolidación de la clínica ambiental en la Amazonía Ecuatoriana” financiado por la Diputación Provincial de Granada, ASPA y el Ayuntamiento de Córdoba en el año 2011.

Localización de las actuaciones

La zona de Sucumbíos y Orellana enfrenta severos problemas por:

  • La contaminación petrolera.

  • Los impactos que aún duran por la contaminación con el uso de agroquímicos de las aspersiones aéreas del Plan Colombia.

  • La proliferación de enfermedades tropicales que resultan del deterioro general de la zona.

  • Desnutrición y enfermedades crónicas que resultan de la contaminación y destrucción de recursos naturales.

  • El miedo por la violencia social en la frontera.

 Se suman las graves afecciones detectadas en la provincia del Napo, donde la producción de monocultivos ha sido fuente de la desestructuración social y personal ocasionándose múltiples casos de suicidio en adultos como fue recogido en la revista Alerta Naranja nº2 del 2008 y de alcoholismo en niños desde los 9 años.

 En la zona de Manabí, Bosque Seco, se ha desestimado la importancia de este ecosistema y son varios los proyectos industriales nocivos que se pretenden instalar. Por un lado la refinería del Pacífico que se ubicaría en el cantón Montecristi, los tanques de Acumulación de Hidrocarburos en el cantón Manta y un botadero de residuos peligroso (polvos de acería K061) que se dispondrían en las comunidades Pozo de la Sabana y Pepa de Uso (Montecristi), por mencionar algunos.

Dado que los gobiernos locales carecen de una institucionalidad sólida, estos territorios están siendo destinados para depósitos industriales, por otro lado, la cantidad de empresas y comercio existente ha devenido en un problema severo en la disposición final de Residuos Sólidos (RS).

En el cantón Portoviejo, el Suburbio de San Pablo se constituye como uno de los barrios más marginales del País. Se trata de una población de aproximadamente 300 familias asentadas en tierras consideradas de invasión, debajo del Vertedero Municipal: un Botadero a Cielo Abierto en el que encuentra la basura de 50 años, dispuesta en aproximadamente 13 Ha. Tenemos así, cerca de 2000 personas viviendo sobre la basura y cuyas actividades económicas giran en torno a la recuperación de materiales orgánicos para los animales y desechos inorgánicos para la comercialización. En este escenario, la consolidación de procesos organizativos y la reconstrucción de la Asociación de Recicladores/as 17 de Septiembre para la reivindicación de derechos humanos básicos: acceso a agua potable, luz eléctrica, alcantarillado, condiciones laborales dignas, resulta un imperativo urgente.

El caso del Botadero Municipal del Cantón Manta, es muy similar, aquí, el trabajo se desarrollará en coordinación directa con la Asociación de Recicladores/as PapiCorre, con quienes hemos iniciado algunas actividades de diagnóstico de salud, análisis socioecosistémico de los impactos del vertedero en la salud de la población, actividades alegrémicas con los niños/as y entrega de lentes para la corrección de la presbicia en los recicladores/as que participan del programa de alfabetización para adultos.

 Finalmente la zona de Azuay se encuentra viviendo por un lado la contaminación derivada de actividades laborales nocivas: minería artesanal, trabajadores de ladrilleras que utilizan plomo para los procesos de vidriación, y por otro, procesos de resistencia frente a la asignación de concesiones a empresas mineras transnacionales.

En esta región, trabajaremos en coordinación con el Sistemas Comunitario de Agua de Tarqui y Victoria del Portete, que es una organización jurídicamente constituida mediante resolución nro. 0118 por el Consejo Nacional de Recurso Hídricos, y desarrolla la gestión comunitaria del agua para las comunidades: Irquis, Churgusso, Victoria del Portete Centro, La Conferencia, San Pedro de Escaleras, Estación de Cumbe, Las Américas, Santa Teresita, Santa Lucrecia, Tarqui centro, San José, El Cisne, Rosa de Oro, Tañiloma, entre otras. Este sistema, se encuentra liderando la defensa de sus fuentes de agua ejerciendo resistencia a la explotación minera en el Páramo de Kimsakocha por la empresa transnacional minera, ‘I am Gold’ y otras. Estas organizaciones comunitarias reivindican el derecho humano al agua, a la salud, a la vida y al respeto de sus ecosistemas.

 En este contexto, surge la necesidad de consolidar un espacio: Clínica Ambiental del Sur, que permita articular proyectos e iniciativas para la construcción de un centro de salud socio-ambiental y que funcione como un centro de investigación, aprendizaje e incidencia. Debemos adicionar la agudización de la criminalización de la protesta social que se viven a nivel nacional y que han tenido repercusiones directas en esta zona.

 Tratar de una forma socio-ecosistémica estos problemas es necesario, pues están relacionados y demandan de soluciones interdependientes.

 Se prevé sostener dos Clínicas ambientales – la del norte que lleva en funcionamiento desde los orígenes en el 2008 y la del Sur que empezó a funcionar en el 2010- donde un grupo de 40 (10 por región) promotores de “calidad ambiental” puedan trabajar conjuntamente usando una investigación multidisciplinaria a fin de establecer las conexiones entre los diferentes problemas y diseñar una metodología de intervención, la misma que puede ser procesada en instancias oficiales y paraestatales

Socio local

 El proyecto se esta desarrollando en alianza con nuestro socio local en Ecuador Asociación “Proyecto de Reparación Ambiental Clínica Ambiental”

 La asociación Proyecto de Reparación Socio-ambiental Clínica Ambiental, surge el 24 de septiembre del 2010 a partir del convenio entre el Centro de Estudios y Asesoría Social en Salud (CEAS) y Acción Ecológica, ambas con una trayectoria de más de 25 años aportando en la discusión de salud y ambiente en el país. CEAS cumple un papel protagónico en la formación y desarrollo de un nuevo entendimiento de salud colectiva en América Latina, mientras que Acción Ecológica es una de las organizaciones ecologistas del país que mejor ha posicionado la temática socio ambiental en las agendas públicas junto con el movimiento social.

 Si bien Clínica Ambiental, tiene personería jurídica propia, está constituida por miembros de Acción Ecológica designados para llevar a cabo este proyecto. Los motivos de mantenerlo con autonomía son facilitar el control estricto del tema económico y de la organización de actividades. El contenido, planificación y reflexión está siempre apoyado en las dos organizaciones creadoras de Clínica Ambiental.

 Duración

El proyecto tiene una duración de 12 meses. Se ha iniciado el 1 de noviembre de 2012 y finalizará el 30 de noviembre del 2013

 Coste

El proyecto tiene un coste total de 72,807,08 euros, estando confinanciado por el Ayuntamiento de Córdoba, ASPA y Clínica Ambiental

Para conocer más sobre la Clínica ambiental puedes visitar la web de la Clínica ambiental y leer el blog de Eduardo Civila “Solo Ida”

foto-poesia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: