Andalucía: nacionalismo y emancipación

Siempre he considerado que las manifestaciones de los diversos nacionalismos de los pueblos de nuestro Estado han sido producto de la falta de Ilustración en nuestro país. Mientras que en Cataluña o Euskadi se manifestaban dentro de un proceso de identidad cultural con posturas independentistas apoyadas en arios hechos diferenciales de corte lingüístico y antropológico, el nacionalismo andaluz se identifica con una noción de pueblo en defensa de valores de clase y con una propuesta clara de alternativa política definida como opuesta al capitalismo.

jesus_romero_cabecera_0-300x142La propia Constitución de Antequera, ya en 1883, define Andalucía como una “democracia republicana representativa”, cuyo objetivo es, entre otros, “realizar, mantener y garantizar la libertad y la igualdad”, además de “estudiar en principio la igualdad social y preparar su advenimiento definitivo, consistente en la independencia económica de todos”. Por otra parte, su laicismo (“Andalucía no reconoce los votos religiosos”) prohibiendo “toda suerte de comunidades religiosas”, su propuesta de educación gratuita y obligatoria sin distinción de sexos o su posición ante la igualdad de hombres y mujeres, hacen de esta Constitución un paradigma de progreso y desarrollo igualitario. Pero, en cierto modo, no dejaban de ser posiciones políticas de tipo reformistas muy vinculadas a la pequeña burguesía culta de Andalucía que veía la oposición tanto de la aristocracia terrateniente como de los movimientos obreros.

Este primer impulso se vio estimulado con el Ideal Andaluz de Blas Infante, pero a partir de entonces, ha ido sucumbiendo por las diferentes agresiones que ha infringido y continúa haciéndolo el franquismo y el postfranquismo.

La represión franquista se apropió de los diferentes hechos culturales apropiándose de su identidad para hacerla coincidir con las expresiones populares de todo el estado español. En los últimos años del franquismo vemos nuevas expresiones del nacionalismo andaluz vinculadas a la inmediata muerte del dictador y a los intentos de volver a abanderar las reivindicaciones tradicionales y rupturistas basadas en un nuevo modelo social y económico, con la Reforma Agraria como principal ariete y ejemplo de la implantación del capitalismo en nuestra nación. Esa identidad colectiva de tipo cultural se convierte en identidad política, como en sus orígenes, en respuesta a la terrible situación que vivía (y sigue viviendo) el pueblo andaluz. En los años posteriores a la muerte de Franco, esta nueva identidad se expresó, por una parte, reafirmándose como tal en sus intentos de conseguir voz propia manteniendo su carácter rupturista y alternativo al capitalismo y, por otra parte, manifestando una clara subalternidad y complejo de inferioridad ante el nacionalismo vasco y catalánreivindicando unas mismas cuotas de poder autonómico. En base a éste nuevo factor, el PSOE supo capitalizar esas demandas de autogobierno y convertirse en un nuevo régimen que trataba y trata de identificar a Andalucía como el partido, no existiendo más nación que en los límites del propio partido. De esta manera, las aspiraciones andaluzas quedan bloqueadas tanto por el régimen partidista implantando en Andalucía como con los diferentes gobiernos nacionales.

En los recientes años se ha abierto un nuevo período de luchas que están cuestionando de manera muy seria el régimen, aunque todavía el sistema no se ha tambaleado lo suficiente. Si queremos ahondar en la crisis del régimen y empezar a poner los cimientos a la construcción de un contrapoder que socave las bases del capitalismo en nuestro estado, es necesario poner todo el empeño en las movilizaciones, la lucha, la presión y la organización desde la base que reclame un nuevo sistema productivo que se oponga con nitidez a las políticas neoliberales de recortes y austeridad mal entendida implantadas por los gobiernos de Andalucía, España y Europa, que supere el modelo energético que se ha implantado y que vaya destinado a solventar los problemas de las capas populares de Andalucía que tienen un hecho diferenciador en su extrema desigualdad y extremas condiciones laborales, económicas, sociales y políticas que sufre el pueblo andaluz. Es necesario recuperar todo el potencial revolucionario y transformador que la identidad andaluza aporta.

La ruptura democrática debe comenzar en Andalucía defendiendo un proceso de autodeterminación no concentrado en las particularidades de índole diferenciador como pueblo con vistas a una futuro estatus de Andalucía como nación independiente (sería ahora mismo en vano por la identificación de la mayoría social existente con la unidad del estado español), sino en lo que puede representar como punta de lanza de las demandas sociales y económicas que el pueblo demanda en un nuevo marco de democracia radical.

El primer objetivo es el partido que está ahora en el gobierno, como principal garante de los intereses del capital y la oligarquía en Andalucía. El PSOE, como régimen instaurado, es el principal freno a los intereses, necesidades y deseos del pueblo andaluz de construcción de una verdadera nación donde la igualdad y la democracia imperen.

Hace ya más de 35 años me lo decía mi padre: “el franquismo y sus sucesores no tienen miedo al nacionalismo vasco y catalán, hablan el mismo lenguaje. Le tienen miedo al pueblo andaluz que quiere acabar con el modelo económico existente”.

Jesús Romero Sánchez es filósofo y Diputado andaluz del Parlamento andaluz de Podemos por Huelva.

Anuncios

Publicado el 23 junio, 2015 en Andalucía y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: