Si tuviese que elegir alguna religión, quizas eligiría el jainismo

Hoy leyendo por ahí he encontrado esto: una religión que me ha gustado porque dice que el universo no ha sido creado por ningún Dios o ser supremo, que es el resultado inexorable de las leyes de la naturaleza. No hay ningún creador (kartā) del universo, legislador, gobernador o agente externo sobrenatural. Y que toda la realidad es vida. todo ser posee un alma. Desde la tierra o el viento, a los insectos o los mamíferos, todos los seres reflejan el universo y son dignos de respeto.

Básicamente, podríamos definirla por ser:
No-teísta: no existe una divinidad única. Consideran que el mundo es eterno y carece de principio. De la misma forma, todas las posibles divinidades (en la naturaleza, por ejemplo) no son emanación ni manifestación de ninguna divinidad sino que son divinidades por sí mismas, por así decirlo.
Pananimista: toda la realidad es vida. El universo es una totalidad viviente; todo ser posee un alma más o menos compleja. Por eso, el mayor pecado para el jainismo es causar daño a un ser vivo, aunque también hay que evitar dañar a la tierra o a las almas del agua o del aire. De ahí su afán por la no violencia y sus estrictas costumbres vegetarianas.

Detalle del templo de Ranakpur

Foto: Álvaro Maldonado, Sociedad Geográfica de las Indias

Recogemos a continuación los principios básicos del jainismo:

1.    Cada ser vivo tiene alma.
2.    Cada alma es potencialmente divina y por eso uno debe considerar a todos los seres vivos como parte suya, no hacer daño y ser amable y respetuoso con todos los seres.
3.    Cada alma es divina o demóniaca según sus propios actos (karma)
4.    Cuando un alma se libera de los karmas, logra la consciencia divina y experimenta el conocimiento, la percepción, el poder y la alegría del Infinito.
5.    Correcta visión, correcto conocimiento y correcta conducta son ‘las tres Joyas’ que conducen a un alma a la consciencia Divina.
6.    No hay un creador, protector o destructor… (los Jainistas no creen en Dios).
7.    La no-violencia es la base de ‘las tres joyas’.
8.    Limitar las posesiones y llevar una vida pura es bueno para uno mismo y para los demás.  Lo malo es tener apego a lo que uno posee porque es el gérmen del desequilibrio.
9.    Disfrutar de la compañía de gente santa, entendida como gente mejor que uno mismo, mostrar bondad a las almas que sufren y tolerar a las almas malas.
10.   Las cuatro cosas más difíciles de lograr para el alma son: el nacimiento en forma humana, el conocimiento de las leyes bajo las que funcionan las almas, la convicción absoluta en la filosofía de la no-violencia y practicarlo en la vida diaria.
11.    La meta del jainismo es la liberación del alma de los efectos negativos de los pensamientos, el habla y las malas acciones. Esta meta se logra quitando los estorbos kármicos. Es decir, siguiendo “las tres joyas”.
12.    Los jainistas rezan a las imágenes de los Jinas, los Arihants y los Tirthankaras que son las almas liberadas. También leen sus escrituras.

Anuncios

Publicado el 2 noviembre, 2014 en Religión y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: