¿Qué es la alegremia?

Comenzamos hoy una serie de notas con la intención de compartir sentipensares acerca de la “Alegremia”

Alegremia es una palabra nueva que surgió en conversas con doñas campesinas aquí, en este hermoso norte argentino. Significa literalmente “alegría que circula por la sangre”.

Pinta al mundo de alegria y felicidadLa terminación “emia” se utiliza en Medicina para indicar valores de sustancias químicas que se miden en sangre (por ejemplo, “glucemia”, glucosa o azúcar en sangre; “colesterolemia”, colesterol en sangre)

Se dice que la medición es normal cuando se halla entre dos valores, uno mínimo y otro máximo.

“Normalidad” es un concepto estadístico obtenido realizando mediciones a una población supuestamente homogénea. Un ejemplo: para determinar peso y altura “normal”, se pesa y se mide a personas de la misma edad y sexo. Distribuyendo los valores registrados, se obtiene la “curva de normalidad” conocida también como “campana de Gauss”, en homenaje al matemático que la descubrió.

Se determina matemáticamente lo que se llama “desvío estándar” a izquierda y derecha del valor medio. El área que queda comprendida entre los valores mínimo y máximo, es lo que se llama “normal”.

La Medicina Preventiva procura que las personas se mantengan dentro de “parámetros normales”, lo cual es sinónimo de “salud” para esta concepción.

Se ha fijado la idea de salud como un “estado de normalidad”, es decir algo estático e inamovible. Lo que se desvía de esa “normalidad” se considera enfermedad.

Nos permitimos cuestionar este concepto.

Por una parte, niega la singularidad de cada ser y se excluye infinidad de variables. Y muchas otras, por ser de carácter cualitativo, son imposibles de medir.

Por otra parte, es poco frecuente que estas mediciones se realicen en los ámbitos locales. Lo habitual es que estos modelos de comparación se han construido mediante estudios realizados en grandes centros o en otros países.

Es necesario aclarar que esta lógica médica forma parte de una lógica cultural que ve, juzga y etiqueta a las personas y comunidades comparándolas con modelos preconcebidos como “normales”

Todo lo que se desvía resulta raro o anormal lo que a menudo genera actitudes discriminatorias hacia personas diferentes, de otras culturas, de otras capacidades.

Afortunadamente nos hemos encontrado, en nuestro dialogar con pueblos originarios y comunidades campesinas, con otras maneras de entender la Vida y la salud. De ellos hemos aprendido que la salud se puede percibir cada vez más saludable, sin valores mínimos ni máximos.

De esta sabiduría popular surge la propuesta de considerar a la Alegremia como indicador de salud personal y de salud colectiva. La Alegremia, a igual que la Vida, no tiene límites.

Concebir la salud como Alegremia y no como normalidad, es superar las relaciones de dependencia y sumisión para asumir valientemente la libertad y recuperar el sentimiento de pertenencia a la Vida.

La Alegremia jamás se podrá cuantificar ni controlar, ya que expresa la alegría que bulle por nuestro torrente circulatorio evidenciándose en luminosos rostros y con estrellas en los ojos.

 Julio Monsalvo

Anuncios

Publicado el 23 junio, 2014 en Alegremia. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: