Divino fracking financiero

apalabrado

FrackingFinanciero

Los terremotos deben su mala fama a la impredecibilidad, causa principal de sus nefandos efectos, que los coloca en un anaquel de la naturaleza accesible sólo a dioses. El ser humano, a su merced, parece preparado para sufrirlos sin otra opción que el lamento, resignado en el perdedor y solidario en el superviviente, poco o nada más. Tras la hecatombe, el episodio aislado de una mano agitada entre los escombros subraya la impotencia del ser humano, su sino mortal.

Hay seismos cuya naturaleza porta la huella humana y es en ellos donde la sociedad desata sus iras y sus fobias. El fracking mueve comarcas, zarandea edificios y ajetrea conciencias, unas a favor, las de los ganadores, y otras en contra, las de supervivientes y perdedores. El miedo a que el cielo se desplome sobre sus cabezas, ha llevado a la ciudadanía de Las Lomas (Jaén) o de la costa de…

Ver la entrada original 454 palabras más

Anuncios

Acerca de Maginense

Aprendiendo a soñar un mundo mejor.

Publicado el 21 marzo, 2014 en Sin categoría. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: